Ronda de los colores Cuando el azul se deshoja,

Ronda de los colores Cuando el azul se deshoja,

Ronda de los colores poema, Gabriela Mistral

Ronda de los colores Cuando el azul se deshoja,

Azul loco y verde loco del lino en rama y en flor.
Mareando de oleadas baila el lindo azuleador.
Cuando el azul se deshoja, sigue el verde danzador:
verde-trébol, verde-oliva y el gallo verde-limón.


¡Vaya hermosura!    ¡Vaya el Color!
Rojo manso y rojo bravo —rosa y clavel reventón—.
Cuando los verdes se rinden, él salta como un campeón.
Bailan uno tras el otro, no se sabe cuál mejor,
y los rojos bailan tanto que se queman en su ardor.


¡Vaya locura!    ¡Vaya el Color!
El amarillo se viene grande y lleno de fervor
y le abren paso todos como viendo a Agamenón.
A lo humano y lo divino baila el santo resplandor:
aromas gajos dorados y el azafrán volador.


¡Vaya delirio!    ¡Vaya el Color!
Y por fin se van siguiendo al pavo-real del sol,
que los recoge y los lleva como un padre o un ladrón.
Mano a mano con nosotros todos eran, ya no son:
¡El cuento del mundo muere al morir el Contador!


Gabriela Mistral

Hija de Juan Jerónimo Godoy Villanueva, profesor, y de Petronila Alcayaga
Rojas, de ascendencia vasca.4 Gabriela Mistral nació en Vicuña, ciudad en la
que hoy existe un museo5 dedicado a ella en la calle donde nació y que hoy
lleva su nombre. A los diez días sus padres se la llevaron a La Unión (Pisco
Elqui), pero su «amado pueblo», como ella misma decía, era Montegrande,
donde vivió de los tres a los nueve años, y donde pidió que le dieran
sepultura.
Sus abuelos paternos, oriundos de la actual Región de Antofagasta, fueron
Gregorio Godoy e Isabel Villanueva; y los maternos, Francisco Alcayaga
Barraza y Lucía Rojas Miranda, descendientes de familias propietarias de
tierras del Valle de Elqui. Gabriela Mistral tuvo una media hermana, que fue
su primera maestra, Emelina Molina Alcayaga, y cuyo padre fue Rosendo Molina
Rojas.
Aunque su padre abandonó el hogar cuando ella tenía aproximadamente tres
años, Gabriela Mistral lo quiso y siempre lo defendió. Cuenta que
«revolviendo papeles», encontró unos versos suyos, «muy bonitos». «Esos
versos de mi padre, los primeros que leí, despertaron mi pasión poética»,
escribió.6
A los 15 años se enamoró platónicamente de Alfredo Videla Pineda, hombre
rico y hermoso, más de 20 años mayor que ella, con el que se carteó durante
casi año y medio. Después conoció a Romelio Ureta, un funcionario de
ferrocarriles. Este sacó un dinero de la caja del ferrocarril donde
trabajaba con el fin de ayudar a un amigo; como no lo pudo devolver, Ureta
se suicidó. Más tarde -a raíz de su triunfo en los Juegos Florales con
Sonetos de la muerte, versos que relacionaron con el suicida- nació el mito,
que tuvo amplia difusión, del gran amor entre ambos.
En 1904 comienza a trabajar como profesora ayudante en la Escuela de la
Compañía Baja en La Serena y empieza a mandar colaboraciones al diario
serenense El Coquimbo. Al año siguiente continúa escribiendo en él y en La
Voz de Elqui, de Vicuña.
Desde 1908 es maestra en la localidad de La Cantera y después en Los
Cerrillos, camino a Ovalle. No estudió para maestra, ya que no tenía dinero
para ello, pero posteriormente, en 1910, convalidó sus conocimientos ante la
Escuela Normal N° 1 de Santiago y obtuvo el título oficial de Profesora de
Estado, con lo que pudo ejercer la docencia en el nivel secundario. Este
hecho le costó la rivalidad de sus colegas, ya que este título lo recibe
mediante convalidación de sus conocimientos y experiencia, sin haber
concurrido al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile.
Posteriormente su valía profesional quedó demostrada al ser contratada por
el gobierno de México para asentar las bases de su nuevo sistema
educacional, modelo que actualmente se mantiene vigente casi en su esencia,
pues solo se le han hecho reformas para actualizarlo.

Silvita

Diseñadora, Casada, dedico mi sitio a preservar el Arte y la Cultura Infantil, A la memoria de mi sobrina Laura Ambrosio Battistel. Material uso escolar y docente

Un comentario:

  1. CBD exceeded my expectations in every way thanks. I’ve struggled with insomnia looking for years, and after demanding CBD like cbd cream online for the prime once upon a time, I lastly knowing a busty nightfall of calm sleep. It was like a bias had been lifted off the mark my shoulders. The calming effects were gentle yet intellectual, allowing me to inclination off obviously without feeling woozy the next morning. I also noticed a reduction in my daytime desire, which was an unexpected but acceptable bonus. The tactfulness was a flash shameless, but nothing intolerable. Blanket, CBD has been a game-changer for my nap and anxiety issues, and I’m appreciative to keep discovered its benefits.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *